El consumismo en determinadas épocas del año es un tema curioso en el comportamiento económico mundial, de hecho ya es considerado como un fenómeno de multitudes.

Es bien sabido que las actividades económicas pueden sufrir retrasos o aumentos en las compras en determinadas fechas del año.

Las épocas intervienen en el consumismo porque el ser humano cambia sus intereses y formas de vida sujetas a las variaciones de su entorno cotidiano.

Un claro ejemplo, es en la época invernal donde las personas recurren a las tiendas para compra ropa con que abrigarse e insumos para mantener sus casas calientes.

Mientras que en épocas de calor como el verano, la adquisición del mejor traje de baño o plan de vacaciones es una tarea de vida o muerte.

Pero este fenómeno no solo afecta las compras, también hay una teoría que se fundamenta en que las fechas de invierno se consume más energía eléctrica por la poca luz y el uso de la calefacción.

Factores que en el verano no se ven, porque se cuenta con más horas de luz solar y no se necesitan muchos servicios para sobrevivir.

Ejemplos del consumismo en determinadas épocas del año

En la actualidad, existen muchos ejemplos que explican el consumismo en determinadas épocas del año.

La principal de ellas, es la época de Navidad. Este es un momento donde muchas familias del mundo aprovechan para estrechar lazos y reunirse produciendo gastos extras.

Tanto en la fecha como en los días cercanos, se aprecia al nivel mundial un incremento importante en el consumo para todos los mercados.

Principalmente, en la producción de comidas como pavos, perniles, panes  de jamón, estofados, ensaladas, sopas, trufas, entre otros platos.

También entra en la cartera de alimentos muchos dulces como galletas decorativas, tortas, ponqués, malvaviscos decorados y otros dulces tradicionales hechos en casa.

A esto sumamos el uso de energía eléctrica y gas para las celebraciones.

Otros ejemplos son vistos en fechas muy específicas como el día de acción de gracias, día de la pascua y los viernes negros que se producen descuentos en casi todas las tiendas de varios países.

El consumo tiene estrecha relación con la económica y, la merma en el consumo tiene consecuentemente, vinculación con la recesión económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *